CÓRDOBA. LOS CONSTRUCTORES SE QUEJAN DE LA CAÍDA DEL 14,6% DE LA LICITACIÓN PÚBLICA.

Lamentan que Córdoba esté entre las provincias con menos inversión por habitante de todo el país, en cuanto a licitación pública. Detectan una mayor actividad inmobiliaria tanto en edificación como en número de visados de obras.

Pedro Giménez, presidente de los constructores de Córdoba, y el secretario general, Francisco Carmona, se quejaron ayer del descenso de las inversiones de las administraciones públicas en construcción en la provincia de Córdoba, que se ha reducido en un 14,6%.

Los empresarios hicieron esta consideración con motivo de la presentación del balance de la actividad durante el 2015, que aportó cifras contradictorias. Así, por un lado está el dato positivo de la construcción de vivienda, donde se aprecia cierta recuperación, con un crecimiento en la compraventa del 20%, lo que choca con la citada disminución de la inversión en obra pública por las administraciones.

Señalan los empresarios que, además, gran parte de las obras que se ejecutaron el año pasado procedían de licitaciones del anterior. Además, se quejaron de que Córdoba es una de las provincias que menos inversión recibe por habitante, situándose en 93,15 euros, cuando el promedio andaluz es de 151,55. Acerca del empleo, tanto Giménez como Carmona señalaron que ha tenido un buen comportamiento (aunque cerró en negativo) y creen que esa tendencia positiva podría verse truncada también por la menor licitación. Los datos que aporte la próxima Encuesta de Población Activa (EPA), apuntaron, ayudarán a clarificar la tendencia.

Aseguran los constructores cordobeses que gran parte del mérito de la mejora de actividad se debe al esfuerzo sector privado y defendieron la necesidad de reactivar la construcción como una de las actividades tractoras de la economía y el empleo.

Para al futuro, el sector se muestra cauteloso y refleja la incertidumbre política que se vive actualmente en España y también se lamentan de las pocas previsiones inversoras que a día de hoy existen para la provincia, menores aún que las del 2015, dejando la inversión por habitante en 75,8 euros.

Sobre la actividad inmobiliaria, las perspectivas son algo más halagüeñas, pues se espera que continúe la tendencia de recuperación que ya se está empezando a ver. Giménez señaló al respecto que han aumentado tanto el número de viviendas construidas, como el número de visados de proyectos, lo que demuestra una reactivación del sector, aunque reconoció que es la vivienda usada la que mayor actividad de compraventa genera. Además, Francisco Carmona indicó que la vivienda está empezando otra vez a convertirse en objeto de inversión ante la incertidumbre de los mercados inversores.

Los empresarios señalan que con un incremento del 6% del PIB en el 2015, “es incomprensible el retroceso que ha experimentado la contratación pública, porque realmente todos sabemos que la inversión pública como la construcción privada es un elemento fundamental para la creación de empleo”, apuntó Giménez. Los motivos que pueden justificar esta disminución de la inversión podrían ser, según Construcor, el déficit público acumulado y la reforma del IRPF, que ha disminuido las previsiones de recaudación.

Fuente: Diario Córdoba

Deja un comentario