LA NUEVA LEY DE CONTRATOS DEL SECTOR PÚBLICO FAVORECE EL ACCESO DE LA PYMES A LAS LICITACIONES.

La nueva Ley de Contratos del Sector Público favorece el acceso de la Pymes a las licitaciones gracias a la división de los proyectos en lotes y a unos procedimientos más ágiles.

 

En 2017, el sector público encontró su mejor socio en las compañías de menos de cincuenta trabajadores. Las pymes representaron cerca del 70% de las empresas adjudicatarias en España según informan desde la Asociación de Empresas Contratistas con las Administraciones Públicas de España (Aesmide). Unos números que hablan muy bien de este tipo de colaboraciones y que, gracias a la nueva ley de contratos del sector público, deben incrementarse todavía más.

La nueva Ley de Contratos del Sector Público, que entrará en vigor el próximo 9 de marzo, introduce importantes modificaciones en los modelos de contratación. La mayoría son medidas destinadas a facilitar el acceso de la pequeña y mediana empresa a las adjudicaciones que realiza la Administración. Unas iniciativas que también contemplan al emprendedor y a los negocios de reciente creación como posibles aliados del sector público. Éstas son algunas de las ventajas de las que disfrutarán las pymes dentro de un par de meses:

  • Proyectos en lotes. “Antes de que entrara en vigor la nueva ley, la Administración tenía que justificar exhaustivamente por qué dividía una licitación en lotes. Ahora no tendrá que describir los motivos de la fragmentación”, señala Gerardo Sánchez-Revenda, presidente de Aesmide. Esta medida facilita que los contratos públicos se puedan organizar en bloques. Por ejemplo, con la presente ley, si la Administración tenía que construir una carretera de cien kilómetros le era más sencillo encargar la obra a una gran compañía que se encargara del proyecto en su totalidad. Pero los cambios legislativos hacen que sea más fácil dividirlo en tramos por kilómetros. “Una diversificación que facilitará el acceso a más empresas”, afirma Andrés Jiménez, socio de Eversheds Sutherland Nicea.
  • Simplificar el acceso. Otra de las medidas más aplaudidas por los pequeños negocios es la reducción en los tiempos de contratación y la simplificación de estos procesos. “La clave aquí es que las pymes se podrán presentar a un concurso público a través de la firma de la declaración responsable”, afirma Sánchez-Revenda.
  • Con esta fórmula, cuando la Administración acepte la oferta de una empresa será el momento en el que regulará el contenido de la declaración, con lo que se reduce el papeleo previo, que disuadía a las compañías de optar al contrato. Para estar listas ante posibles anuncios públicos, Jiménez recomienda a las pymes que se inscriban en el registro de licitadores (ROLECE). “Esto les permitirá presentarse de un modo muy sencillo a ofertas que se hagan vía procedimiento abierto simplificado, es decir, licitaciones que engloban contratos de obras con un valor inferior a dos millones de euros o 100.000 euros en el caso de prestación de servicios y suministros”. Con su inscripción en el ROLECE los empresarios acreditan sus aptitudes para mantener contratos con las Administraciones Públicas y no tendrán que presentar en cada procedimiento la misma documentación.
  • Requisitos menos duros. Para ciertas licitaciones no será necesario acreditar experiencia previa, lo que facilita el acceso a las empresas de reciente creación. Sin embargo, la Administración valorará la calidad de los proyectos por encima de las ofertas a la baja. Asimismo, quedarán excluidas las pymes que no cumplan con ciertos criterios medioambientales y sociales, y las que cuenten con trabajadores con salarios por debajo de los precios de convenio.

Protección para la pyme subcontratista

Plazos de pago. La subcontratación es una de las fórmulas más comunes por las que las pymes se relacionan con la Administración Pública. Esto implica que las pequeñas compañías no operan como el agente prestador del servicio principal, sino que mantienen acuerdos con el contratista -por lo general una compañía de mayor tamaño- que es a quien el sector público otorga el contrato. Esta fórmula se mantiene en la nueva ley de contratos del sector público, pero la norma hace hincapié en la protección del pequeño negocio. De este modo, la Administración se atribuye la tutela para el cumplimiento de los acuerdos entre contratista y subcontratista, pudiendo incluso quedar escritos en los pliegos del contrato. Así, la Administración velará por que los pagos entre ambas empresas se realicen en plazos razonables, y no permitirá que se rechacen facturas a partir de treinta días tras su emisión.

Seguridad al cobrar

Tras más de 40 años ocupándose del mantenimiento de instalaciones, edificios y velando para que no se fundiera el alumbrado de ninguna calle, los responsables de Urbia Services celebran la llegada de la nueva ley de contratos del sector público. “Es la primera ley que tiene en cuenta a la pyme”, afirma Toni Roig, consejero delegado de una compañía de 180 trabajadores, de la que el 80% de su facturación proviene directamente de sus acuerdos con la Administración Pública. “Solo el pasado año nos presentamos a 180 licitaciones para ganar cerca de 30”, señala Roig, que señala cómo, con la llegada de la crisis, se enfrentaron a un doble reto. Por un lado, las grandes empresas empezaron a presentarse a ofertas públicas de cuantías inferiores. Por otro, la morosidad de la Administración, que se retrasaba mucho en los pagos. “Con la nueva ley esto se soluciona. Si un Ayuntamiento no paga puedo acudir al Ministerio de Hacienda con la factura electrónica y ellos lo gestionan. Esto da mucha seguridad”, explica el responsable, que además destaca la división en lotes de las licitaciones, “lo que facilita el acceso a la pyme”.

 

Fuente: Expansión.

One Comments

  • Guillermo 26 / 02 / 2018 Reply

    Buena iniciativa, me he suscrito al boletín de infonalia para intentar optar a alguna licitación, ya que hasta ahora parecía que todas estaban reservadas a grandes empresas, cuando somos muchas las PYMES que tenemos ganas de trabajar y de buscarnos la vida y hasta ahora sólo hemos recibidos trabas.

Deja un comentario