EL ACUERDO DE REVISIÓN DE PRECIOS NO ES UN ACTO SUSCEPTIBLE DE RECURSO ESPECIAL EN MATERIA DE CONTRATACIÓN.

.

En este caso, entre el 2 de marzo de 2022 y el 19 de enero de 2023, en representación de la UTE contratista se presentaron ante el correspondiente órgano de contratación varias solicitudes de revisión excepcional de precios del contrato, de acuerdo con el Real Decreto Ley 3/2022, de 1 de marzo, de medidas excepcionales en materia de revisión de precios en los contratos públicos de obra, dado que a su juicio se había producido una ruptura del equilibrio económico del contrato por circunstancias imprevisibles, un incremento imprevisto e imprevisible del coste de las materias primas y correlativamente un sobrecoste del precio de los materiales de construcción en España poniendo en riesgo el cumplimiento del contrato, ocasionado por la crisis de la COVID-19 y la actual guerra de Ucrania.

Concretamente, en fecha 3 de octubre de 2022 la UTE solicitó una revisión excepcional de precios por importe de 131.251,69 euros correspondiente a la obra certificada entre el mes de abril de 2021 y agosto de 2022 de acuerdo con el índice de los materiales del mes marzo de 2022. Las solicitudes de revisión de precios se sucedieron en el tiempo.

Con fecha de 13 de abril de 2023 la Presidenta de la entidad contratante, acuerda por resolución el derecho a la revisión excepcional de precios por un importe determinado.

El 2 de mayo de 2023, la entidad contratista ha interpuesto recurso especial en materia de contratación frente a la indicada resolución de fecha 13 de abril de 2023, únicamente respecto a la cuantía derivada de la revisión excepcional de precios reconocida por el órgano de contratación.

Pues bien, el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales, en su Resolución 742/2023, de 9 de junio, examina la procedencia del recurso presentado. Así dice el tribunal que el objeto del recurso lo constituye un contrato de obras que supera el umbral vigente para la interposición. Esto es, el valor estimado es superior a tres millones de euros. En concreto 3.355.483,13 euros, por lo que, según lo establecido en el artículo 44.1.a) de la LCSP, estamos ante un contrato susceptible de recurso especial en materia de contratación.

No se puede decir lo mismo del acto que es objeto del recurso que, como se ha indicado en el propio escrito presentado, es un acuerdo adoptado durante la ejecución del contrato, sobre una revisión extraordinaria de precios previamente solicitada.

En este sentido el recurrente entiende que el acto es susceptible del recurso especial en materia de contratación de acuerdo a lo establecido en el artículo 44.2 b) de la LCSP.

Dicho precepto indica lo siguiente: “2. Podrán ser objeto del recurso las siguientes actuaciones: a) Los anuncios de licitación, los pliegos y los documentos contractuales que establezcan las condiciones que deban regir la contratación. b) Los actos de trámite adoptados en el procedimiento de adjudicación, siempre que estos decidan directa o indirectamente sobre la adjudicación, determinen la imposibilidad de continuar el procedimiento o produzcan indefensión o perjuicio irreparable a derechos o intereses legítimos. En todo caso se considerará que concurren las circunstancias anteriores en los actos de la mesa o del órgano de contratación por los que se acuerde la admisión o inadmisión de candidatos o licitadores, o la admisión o exclusión de ofertas, incluidas las ofertas que sean excluidas por resultar anormalmente bajas como consecuencia de la aplicación del artículo 149.

c) Los acuerdos de adjudicación.

d) Las modificaciones basadas en el incumplimiento de lo establecido en los artículos 204 y205 de la presente Ley, por entender que la modificación debió ser objeto de una nueva adjudicación…………..”.

Debe tenerse en cuenta que el recurso especial en materia de contratación solo cabe contra los contratos y actos que taxativamente enumera el artículo 44 de la LCSP, de tal suerte que en el caso de que no se cumpla este requisito objetivo el recurso debe inadmitirse.

En este supuesto y aunque el recurrente alude sin motivarlo a la aplicación de la letra b), apartado segundo, del artículo 42 de la LCSP, para considerar que el acuerdo de revisión es un acto de trámite susceptible del recurso especial en materia de contratación, nada más lejos de la realidad: el acuerdo de revisión no parece que sea un acto de trámite y en cualquier caso no se incardina en el procedimiento de adjudicación como requiere el precepto transcrito, sino que se dicta por el órgano de contratación durante la ejecución del contrato. Atendido lo anterior procede la inadmisión del recurso con base en el artículo 55 c) de la LCSP.

A igual conclusión llegaríamos (inadmisión con base en el artículo 55 c) de la LCSP) si el fundamento esgrimido para fundar la interposición del recurso hubiera sido la letra d) del  apartado segundo del artículo 44 de la LCSP. En efecto, con base en la letra c) del artículo 44.2 solo puede recurrirse el acuerdo de modificación del contrato cuando se pretenda una nueva licitación y no la modificación del contrato en ejecución. Nueva adjudicación que en modo alguno pretende el recurrente, quien solo solicita un incremento en el precio tras su revisión. Precisamente por ello, procede inadmitir el recurso con base en el artículo 55 c) de la LCSP, también tomando en consideración lo dispuesto en el artículo 44.2 d) de la LCSP.

En todo caso, cabe señalar que frente a las resoluciones referentes a las solicitudes de revisión de precios cabrá presentar los correspondientes recursos administrativos ordinarios, de alzada o reposición en primera instancia, y posteriormente (o bien directamente) recurso contencioso-administrativo ante los Juzgados de lo Contencioso-Administrativo.

Deja una respuesta